Hacer clic en la imagen,para verla más grande.

lunes, 5 de octubre de 2015

Ignacio Pinazo

Ignacio Pinazo
El Pintor Ignacio Pinazo en su taller 30-10-1916.
Fotografía de José M. Cabedo.
Periódico La Ilustración Artística.


El ilustre pintor Valenciano nació en Godella (valencia) en 1849,de una modestisima familia,y desde niño mostró una afición decidida a la pintura.
Apremiado por las necesidades de su familia,se dedico al oficio de sombrerero;pero venciendo toda clase de dificultades se matriculo en las clases nocturnas de la Escuela de Bellas Artes de Valencia,en la que no tardo en distinguirse entre todos sus condiscípulos,sobresaliendo especialmente en la clase de colorido.
Tales fueron sus adelantos,que en 1873 pudo enviar a una exposición regional de Barcelona un cuadro,Caridad,que fue adquirido por el Ayuntamiento y con cuyo producto realizó Pinazo su ardiente deseo de visitar Roma.
Después de permanecer una temporada en aquella capital,regreso a Valencia,y en 1876 ganó,en brillantes oposiciones,la plaza de pensionado de la Diputación provincial valenciana en la ciudad eterna,con su interesante cuadro Desembarco de Francisco I en Valencia después de la derrota de Pavia.
Los envíos de Pinazo,durante su pensionado,fueron muy celebrados,distinguiéndose entre ellos Los hijos del Cid y Un fauno.
En la Exposición Nacional de Madrid de 1881 obtuvo una primera medalla de plata con el célebre cuadro Últimos momentos de Don Jaime el Conquistador;y en las posteriores alcanzó otros premios,logrando en 1897 la medalla de oro y en 1913 la medalla de honor.
Entonces Valencia tributó a Pinazo un grandioso homenaje,dando su nombre a una de las plazas más hermosas de aquella capital.
Pinazo ha sido uno de los pintores contemporáneos más fecundos y sus obras figuran en los principales museos regionales,en el Arte Moderno,de Madrid,y en muchos extranjeros.
Entre sus cuadros más notables merecen citarse El cementerio de Pisa,Un mosquetero,El cardenal Adriano recibiendo a una comisión de agermanados y Vuelta del mercado.
Era un enamorado de su arte y pintaba sin descanso,pero trabajaba más por propio y personal deleite que para exhibir sus obras a la pública admiración; la mayor parte de su vida la pasó en su casita de Godella,en donde murió en 1916,sin que las glorias oficiales y los aplausos del público y de la critica consiguieran arrancarlo de aquel apacible retiro.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada