Hacer clic en la imagen,para verla más grande.

jueves, 15 de marzo de 2018

Francisca Ballesteros “La envenenadora de Melilla”.

Crónica Negra de España 57: 


Francisca Ballesteros Maravilla nació en el año 1969, en la Comunidad Valenciana. Nada se conoce de su infancia y adolescencia, por lo que trataremos este caso, básicamente desde que comenzó su actividad criminal, atentando contra su propia naturaleza, es decir, sus hijos.

Todo el tinglado que Francisca había montado contra su familia, fue descubierto milagrosamente por un vecino de un barrio de Melilla, cuando éste se acercó a la casa de nuestra protagonista de hoy, y comprobó que los dos hijos estaban en un estado lamentable, con vómitos, fiebre etc. De siempre, este hombre había sospechado que Francisca había matado en su momento a su marido, aunque lógicamente en esos momentos de la historia, esto no se había demostrado todavía.

Francisca Ballesteros “La envenenadora de Melilla”.

El hombre el cual no conocemos su identidad, insistió una y otra vez a Francisca, que llevara a sus hijos al hospital, ya que aquella situación no era normal. Como era de prever, Francisca se negaba una y otra vez a acercar a sus hijos al hospital, y cuando la situación ya era insostenible, y ante el empeoro de la situación sanitaria de los niños, este hombre decidió poner una denuncia en un cuartel de la Guardia Civil, y a partir de ahí fue descubierto todo lo que "La Paqui" había hecho a su familia.
El 4 de junio del año 1990, Francisca asesina a su hija Florinda de tan solo 6 meses de edad, asesinato conocido muchos años después, tras confesar la propia Paqui que la había envenenado.

Bastantes años después, exactamente el 6 de octubre del año 2003, el marido de Francisca, Antonio, ingresó en un hospital de la ciudad de Melilla, aquejado de fuertes dolores estomacales, y nauseas varias, acompañadas de sangre. Ingresó en la UVI del hospital comarcal de Melilla, y allí estuvo hasta principios del año 2004, cuando falleció a consecuencia de un fallo multiorgánico.

Francisca Ballesteros “La envenenadora de Melilla”.

Francisca Ballesteros.

En ese mismo año, su hija mayor Sandra de tan solo 15 años de edad, también ingresaba en el mismo hospital, con una gravísima insuficiencia respiratoria (algo poco común en adolescentes), y con una infección importantísima, provocada por unos extraños hongos que portaba en sus intestinos.

La pequeña Sandra, murió por un fallo hepático, y posteriormente fallo multiorgánico masivo, tal y como los médicos lo certificaron en su certificado de defunción.
Hasta ese momento nadie sospechaba ni por asomo, que Francisca fuese la responsable de esas muertes, pero tan solo un día después de morir su hija, Antonio, su hijo de 12 años de edad, ingresaba también en el hospital melillense, con el mismo cuadro clínico que su hermana Sandra, fallecida solo unas horas antes de este ingreso.

Antonio pudo salvar milagrosamente su vida.

Francisca Ballesteros “La envenenadora de Melilla”.
Francisca Ballesteros, detenida en Melilla en 2005. EFE.

Tras las pesquisas policiales tras recibir el informe médico, Francisca Ballesteros fue detenida y puesta a disposición judicial, acusada de haber envenenado a sus dos hijos.
Durante un largo período de tiempo, Francisca estuvo suministrando en las comidas que les daba a su familia, pequeñas dosis de carbimida, mezcladas dichas dosis con otras no tan pequeñas, de sedantes varios como por ejemplo zolpidem, diazepam u orfidal, todo esto mezclado y diluido, en platos de sopas o guisos, en vasos de leche y zumos, etc.

Así mismo había matado a su primera hija en el año 1990, y hasta ese entonces (hasta que fue detenida), nunca había confesado hecho tan execrable.

El juez del caso cuando Francisca confesó haber matado a sus dos hijas, e intentado con su hijo Antonio, ordenó la exhumación del cadáver de su marido, y en los estudios forenses, se descubrió que también tenía sustancias sedantes en su cadáver.
Francisca ya en el juicio, declaró que tanto su marido como sus dos hijos, eran un "estorbo" para conseguir su propósito de rehacer su vida junto a un hombre que había conocido por internet, en aquellas primeras redes sociales que comenzaban a crecer como la espuma por aquel entonces.

Francisca Ballesteros “La envenenadora de Melilla”.
La Fogosa.

Con el nick de "Fogosa", Francisca causó toda una sensación en la red de redes, y los hombres se la disputaban.
Además habló de que prefirió matarlos de este modo, que no por ejemplo haciéndoles daño asesinándolos de otra manera diferente. Encima pretendía que el jurado la considerara una "madre ejemplar" por no querer hacer sufrir a sus hijos...
Durante la celebración del juicio, cabe destacar que los investigadores sospecharon que Paquita había matado también a sus padres y hermanos, los cuales fallecieron años antes, en extrañas circunstancias y de forma muy parecida que su marido, y dos hijas. Lamentablemente nunca se pudo llevar a cabo la exhumación de los cadáveres, al considerar el juez que transcurridos tantos años desde sus muertes, ya no quedarían rastros de veneno en sus huesos.
Francisca Ballesteros “La envenenadora de Melilla”.
Veneno utilizado por Francisca.

Podríamos estar diciendo pues, que si no llega a ser por el ingreso de su hijo Antonio, probablemente Francisca habría conseguido su objetivo de matar a toda su familia, para comenzar una "nueva vida", y nunca se habría demostrado que ella los matara.







1 comentario:

  1. Pudrete en la cárcel y que cuando tengas que morir lo hagas de forma muy lenta y extremadamente dolorosa

    ResponderEliminar